Biografía de Los Fronterizos

Los Fronterizos

De izquierda a derecha: Gerardo Lopez, Cesar Isella, Juan Carlos Moreno y Eduardo Madeo.

Este conjunto nació en Salta en 1953, formado por alumnos del Colegio Nacional, que había organizado un festival folklórico. Inicialmente era un trío integrado por Gerardo López, Carlos Barbarán y Emilio Solá; este último se retiró al cabo de un año e ingresaron Eduardo Madeo y Juan Carlos Moreno, quedando así constituído el cuarteto.

En 1956 abandona el grupo Carlos Barbarán e ingresa César Isella. Esto significó un cambio importante para el conjunto: presentó una estructura armónica novedosa, con la voz aguda (Madeo) a menudo cantando sobre la melodía, a cargo del primer y segundo barítono (López e Isella), mientras que el bajo (Moreno) alternaba el acompañamiento con fragmentos solistas. Esta fue la formación que consolidó el estilo y con la que obtuvieron su mayor suceso, comenzando las giras por el país.

En 1963 graban junto a Eduardo Falú y Ariel Ramírez el LP "Coronación del folklore", y en 1964 llega la consagración internacional, tras la grabación de la versión original de la "Misa Criolla" de Ariel Ramírez. El gran éxito cosechado por esta obra les lleva a actuar en los más importantes auditorios del mundo.

En efecto, Los Fronterizos tuvieron éxito no solamente en nuestro país, sino también en el exterior, en Europa, Japón y Estados Unidos, actuando en lugares como el Vaticano, donde interpretaron la Misa Criolla junto a Eduardo Falú y Ariel Ramírez. Fue uno de los conjuntos emblemáticos de la década del 60.

En 1966 Isella decide retirarse para actuar como solista y es reemplazado por Eduardo "Yayo" Quesada. Esta formación persiste durante varios años, hasta que en una de sus giras se produce un grave accidente que afortunadamente no tiene consecuencias fatales ni secuelas importantes para los integrantes del conjunto. Sin embargo se producen desinteligencias entre ellos, cuestionando algunos el trajinar de las giras, que se han llevado la vida de tantos artistas. Poco después, en 1977, se produjo la separación de Eduardo Madeo, que formó su propio conjunto, y fue reemplazado por Omar Jara. La disolución de Los Fronterizos prosiguió ese mismo año con el litigio entre López y Moreno por la titularidad del nombre, que terminó en poder del último. López formó entonces Las voces de Gerardo López, llevando consigo a Jara y a Quesada, e integrando a Rodolfo Escandel. Moreno rearmó el grupo convocando a Germán Sánchez y nuevamente a César Isella.

En diciembre de 1999, se programa un gran homenaje en el Estadio Chateau Carreras de Córdoba. Allí se reúnen Madeo, Moreno, Isella y López para interpretar la "Misa Criolla" junto a Ariel Ramírez. El evento congregó a más de 35.000 espectadores que aclamaron a la formación que hizo famoso al grupo. Como consecuencia de este gran éxito, Ariel Carrascosa propuso a Los Fronterizos unirse de nuevo en modo definitivo, para lo que López, Madeo y Quesada estuvieron de acuerdo. Isella también fue invitado a integrar la formación del conjunto, pero sus ocupaciones se lo impidieron. Moreno declinó la invitación por residir en Estados Unidos.

De este modo nació la nueva formación de Los Fronterizos, con Gerardo López, Eduardo Madeo y Yayo Quesada, que graban el CD "Nuevamente Juntos". El 29 de junio de 2004, en la localidad de Unquillo, Córdoba, se produce el fallecimiento del "Negro" Gerardo López, quien tenía 68 años y vivía junto a sus hijos, nietos y bisnietos.

Fueron muchas las piezas que Los Fronterizos convirtieron en éxitos. algunas de las cuales fueron: Canción del jangadero, Tonada del viejo amor, Zamba del pañuelo, El burrito cordobés, El quiaqueño y Guitarra de medianoche.